Iniciativa

Sororidad

¡Compártenos en tus redes sociales!

Vanessa Ochoa

Una complicidad entre mujeres.

Acercarse mutuamente para eliminar las habituales resistencias entre las mujeres y tratar de crecer juntas es abrirse a una experiencia nueva que lleva por nombre Sororidad.

En palabras de Vanessa Ochoa Juárez, Sororidad es un hermanamiento entre mujeres y es una complicidad entre ellas para ayudarse mutuamente y lograr cambios importantes que influyen en las relaciones sociales, en la familia y en la vida personal.

La mujer tiene un rol muy importante en la familia, -subraya Vanessa en esta entrevista-Imagínate entonces lo valioso que sería juntar a las mujeres en su colonia, o reunirlas en sus comunidades para trabajar sobre objetivos comunes de mejoramiento personal para cada una de ellas. -dice convencida-

“Ahorita estamos pasando por situaciones muy complicadas que están destruyendo la tranquilidad y los valores de las familias, por ello pienso que al momento en que nos juntemos para organizar actividades de convivencia o deportivas con nuestros hijos, de esa manera podemos mejorar nuestro entorno social y recuperar lazos de convivencia”.

Vanessa Ochoa ha tenido mucho acercamiento social con las mujeres de las comunidades de Salamanca. Es algo que le apasiona mucho, porque estos encuentros le proporcionan una razón extraordinaria para vivir experiencias con sentido humano.

“No cerremos los ojos ante la necesidad de otros, brinda tu mano a quien lo necesita”, es un lema que la entusiasma para visitar frecuentemente a las familias de las comunidades y ofrecerles una mano de ayuda, porque la Sororidad -enfatiza- “nos marca una igualdad entre mujeres”

  • ¿Y cómo se da este acercamiento con las mujeres? ¿No te enfrentas a ciertas resistencias culturales o sociales, etc?
  • Es muy sencillo, simplemente basta con escucharlas, abrirse a oírlas para que nos compartan de sus experiencias de vida. Con eso basta para establecer lazos de ayuda que van fortaleciéndose con algo que a veces puedas apoyar, aunque sea mínimo. Tenemos un gran defecto: a veces juzgamos a las personas sin conocerlas. Por ello pienso que antes de emitir un juicio debemos en lugar de ello interesarnos en la persona, saber que hay dentro de ella, conocerla, porque a veces no sabemos que le preocupa en su vida. Creo que debemos quitarnos esa parte de querer juzgar, porque todas las mujeres somos iguales, sentimos lo mismo, entonces podemos también trabajar juntas y apoyarnos mutuamente a través de practicar la Sororidad. Con ello podemos lograr grandes cosas. -puntualiza-.

¡Compártenos en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *