Iniciativa

La Vía Láctea

¡Compártenos en tus redes sociales!

José Rojas Garcidueñas

Por Rosa María Rojas.

Han pasado más de cien años del nacimiento dé José Rojas Garcidueñas, un hombre del siglo XX que nace en una tradicional familia del Bajío mexicano. Durante esa época el municipio vivía de la agricultura y el comercio: después se convertiría en una industriosa ciudad, consolidada hasta el fin de siglo, cuando comenzó una carrera de violencia que azotó a la población y que hubiera marcado sus últimos recuerdos, pero no fue así, el hermano de mi padre después de una enfermedad corta pero mortal nos dejó sus obras desde 1981 y con ellas un retrato de varias épocas para disfrutar con su lectura.

Comienza sus estudios aquí y ante las carencias de educación superior, su padre Joel Rojas Ceron, lo lleva a vivir a la capital del estado, donde empezó el bachillerato, el cual terminó en el Colegio Francés de la Ciudad de México, donde concluyó una brillante carrera Universitaria en la Escuela Nacional de Jurisprudencia y otra en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de México, con los honores Suma Cum Laude.

Hay algunas cosas que, por ser cotidianas, han quedado un poco en el olvido, sus amigos de la infancia, adolescencia y juventud. Sus actividades posteriores, sus estudios en el extranjero y la representación diplomática en muy diferentes foros de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en la que trabajo representando al pueblo de México, más de 20 años., nos muestran un hombre ávido de aprender, con buenos amigos en un México convulso y agitado como fue en su infancia y juventud. 

Nace en la Revolución Mexicana, pasa a los cruentos años que le siguieron, incluyendo la Guerra Cristera de México y se forja con los miembros del Ateneo de la Juventud, nunca con los Contemporáneos, pero si con grandes maestros: Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Antonio Caso, Carlos Gonzalez Pema, Martín Luis Guzmán entre otros. 

Su estudio lo introdujo en el entendimiento de las corrientes políticas modernas de esta primera mitad del siglo XX, que lo llevó a ser parte de la solución de algunos problemas diplomáticos del México de entonces, y así es registrado por la historia, en especial sobre las Aguas Territoriales del País y la Salinidad del Río Colorado y los problemas en la frontera norte de nuestro país.

Por supuesto mi percepción es subjetiva y creo que en José Rojas se mezclan en ocasiones, su vida y su obra. Fue un hombre cosmopolita que viajó mucho y nunca se olvidó de las sencillas e ingenuas costumbres de su tierra natal. Su obra es variada. Yo te ofrezco que hoy revivas con él el lado simple de la vida, sus vivencias y recuerdos en el libro de quien dice Gala Guillermina que recopila la mejor información que hay de Salamanca. 

En esta reedición de su obra : “Salamanca Recuerdos de mi tierra guanajuatense” comentada por el Maestro Benjamin Arredondo te divertirás leyendo en tus días de descanso.

Juan Diego Razo Oliva, amigo personal y de mi tío Jose dice de él: «La importancia se la dará la historia, para mi es menester decirles que poder tener estas pequeñas anécdotas, cuentos y relatos los llevaran a una época no muy lejana y sin embargo apartada de la realidad actual. José Rojas Garcidueñas fue un hombre de letras e historia, interesado en la filosofía y en las leyes: estos fueron sus gustos y sus aficiones. Nunca compró un automóvil, viajo mucho, tenía dos departamentos, uno que fue su hogar y otro en el que tenía su biblioteca. Jose Rojas es un hombre del siglo XX, impensable en el siglo XXI, una de tantas vidas para conocer y conformar la historia de Guanajuato y del México que ya no será más”.

Con el deseo de que esta Navidad sea llena de tranquilidad y paz, les deseo un muy buen año 2022 a ustedes y a sus familias, al calor de la Navidad salmantina y el libro de Salamanca que les recomiendo.

 

¡Compártenos en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.