Iniciativa

Los medios digitales y el vacío de la memoria.

¡Compártenos en tus redes sociales!

En la mitología griega el río Lete (o también llamado Leteo en latín) es uno de los ríos del Hades, cuyas aguas al ser bebidas provocaban en la gente un olvido completo, un vacío de la memoria. Los griegos antiguos creían que una deidad hacía beber de este río a todas las almas antes de reencarnarlas, de forma que no recordasen sus vidas pasadas. Este mito helénico suena muy bien para ejemplificar la forma en que los medios de comunicación y especialmente las redes sociales operan en la actualidad con el manejo de las noticias, cuyo buen funcionamiento depende de su infinita capacidad de erosionar la memoria.

Los medios digitales, sobre todo, están metidos en una espiral vertiginosa de noticias. Trabajan en una incesante búsqueda de hechos frescos para sobresalir y lograr competir por la atención del público en una disputa noticiosa, donde les importa más la novedad que la calidad informativa. Es una lógica mercantil que funciona en la medida en que los lectores olviden rápido para dar paso a lo nuevo, sin interrupciones, desplazando las viejas noticias hacia la amnesia para mantenerse a toda costa actualizados de la novedad del instante.

Lo pasado ya no cuenta porque no hay necesidad de retenerlo. La dinámica del acontecer noticioso funciona, entonces, ya lo decía, a semejanza del río Lete de los griegos. Es todo lo contrario del otro rio denominado Mnemósine, cuyas aguas, a la inversa del primero, al beberse hacían recordarlo todo y alcanzar la omnisciencia.  Pero estamos muy lejos de esa cualidad. Todo lo contrario, la urgencia por la novedad de las noticias del día nos obliga a desentendernos de lo ya sucedido, apenas unos instantes después de saberlo.

En ello se fundamenta el éxito presente de los medios en el espacio digital, donde los límites físicos prácticamente no existen para renovar con vehemencia, hasta el paroxismo virtual, la entrega de materiales frescos a los ávidos consumidores del último acontecer detallado de nuestro tiempo. Noticias verdaderas o falsas, da lo mismo. Es un tiempo donde los grandes surtidores de información trabajan incansablemente 24 horas todos los días de la semana, con la misión de proporcionar los sucesos del mundo segundo a segundo.

Cientos de noticias cada hora que pasa, so pena de perder sus audiencias y verse desplazados del espectro digital por la competencia brutal de otras agencias o medios que no escatiman recursos ni esfuerzos para obtener la novedad del instante, en detrimento de la información. Así es nuestra galaxia cotidiana de internet, colmada con miles de millones de gigabytes de información almacenada, donde la memoria humana se ha vuelto un elemento subalterno que puede muy bien suplirse con solo googlear lo que queramos saber al momento y en el instante preciso. No vale la pena esforzarse en recordar o en memorizar una respuesta ante cualquier pregunta, si por supuesto el dato está disponible con millones de resultados en cuestión de microsegundos en la pantalla de nuestros dispositivos inteligentes. Estamos bebiendo en las aguas del río Lete todos los días.


¡Compártenos en tus redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.